¿Somos solo personas espectadoras de todo lo que pasa y de lo que pasará?




En el momento en el que decidí prender mi cámara para documentar lo que pasa en Colombia, era consciente, al igual que muchos y muchas colegas, que íbamos a llegar al momento en el que estamos hoy, documentando un paro nacional que ha evidenciado ese estallido social, donde el inconformismo se ha convertido en lucha después de varios años de injusticias hacia la población de a pie. Sabíamos que había llegado el momento de plasmar en imágenes las manifestaciones masivas, los carteles y arengas con frases que por tanto tiempo habíamos escuchado en periodos temporales y el inconformismo claro del gobierno hacia esto, que se ha visto representado en las acciones desmedidas de la fuerza pública en contra de las personas que tomaron la decisión de manifestarse.

El 28 de abril, día en el que comenzó el estallido, empecé a cuestionar mi labor como fotógrafa dentro de todo esto, ¿Somos solo personas espectadoras de todo lo que pasa y de lo que pasará? “Nuestra labor solo es documentar”… ¿Documentar no es ya, una posición frente a los hechos? Si nuestro deber, dentro de lo “correcto” debería ser callar, observar, fotografiar y vender, ¿Dónde queda la decisión que tomamos en el momento de fijar una escena y presionar, justo allí, el obturador? Y dentro de esta coyuntura ¿Cuál es nuestro aporte?

Mirando las redes sociales y lo que allí suele publicarse, supe que había algo dentro de la mayoría de imágenes, hemos estado en búsqueda del accionar violento y puede que nuestro trabajo se haya enfocado principalmente en esas situaciones, que aunque es fundamental mostrar estos hechos, no pesaba, ni pesa para los ojos de las demás personas conocer a profundidad aquellas historias de los individuos que hacen parte de un proceso organizativo de movilización más allá que la de enfrentamientos en jornadas de la misma, algo que podría estar alimentando dinámicas de violencia que podrían modificarse en el manejo de nuestro trabajo.


Después de esos primeros días de paro nacional, fui entendiendo que la labor, la posición, el hecho, las historias en las que decidimos quedarnos para contar, nuestros ojos, el trato hacia las personas que comparten nuestra pasión y, a la final, nuestro trabajo y la maneras de mostrarlo son nuestro verdadero aporte en el cual podemos ser parte activa en la generación de imágenes que partan de una reflexión y que muestre la importancia de ampliar las voces de las personas que hoy han logrado elevar, multiplicar y organizar las voces de miles de ciudadanos que actualmente confían y creen en el cambio de un nuevo futuro en Colombia.

Lina Paola Gasca Martín

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo