Libertad de expresión: definición, alcance y algunas problematizaciones

Actualizado: 17 ago 2021

Por: Andrés Páramo Izquierdo


Documento de trabajo para “Residencias Políticas” Vol. 1: “Democracias en crisis: Libertad de expresión, ¿derecho o utopía?”.



Introducción


Pese a que es una manifestación de lo humano, y a que cultural y socialmente tiene una relevancia indiscutible (es el marco conceptual y material de innumerables acciones que van de la creatividad como enunciación abstracta del pensamiento, pasando por actos como el silencio en su forma simbólica y llegando a realizaciones materiales como libros o películas), la libertad de expresión se ha desarrollado teóricamente desde el derecho. Esto es: durante la historia se ha venido hablando de ella como un Derecho Humano, entendido como una facultad de las personas que es fundamental para su desarrollo y para el ejercicio de sus derechos dentro de una democracia.




Como todo derecho, este puede ser analizado no solamente desde el punto de vista jurídico (es decir, el sistema al que pertenece, el ámbito de aplicación, su desarrollo jurisprudencial), sino a través de una interpretación que comprenda sus efectos en la realidad y su problematización a la hora de aplicarse.


En el sentido jurídico, la libertad de expresión está reconocida desde hace poco más de medio siglo como una garantía fundamental en la mayoría de instrumentos de los sistemas internacionales de derechos humanos de los que tenemos noticia: la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 (artículo 19), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966 (artículo 19), el Convenio Europeo de Derechos Humanos de 1953 (artículo 10), la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos de 1981 (artículo 9) y la Convención Americana de Derechos Humanos de 1978 (artículo 13).


Esta última, del sistema interamericano, que es la que nos comprende, es una de las nociones mejor desarrolladas jurídicamente, con un ámbito de protección amplio cuando es puesta frente a otros instrumentos internacionales.


En resumen, según la Convención Americana, la ciudadanía tiene la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole por medio de cualquier procedimiento. Asimismo, prohíbe la censura previa (la forma externa más directa para lesionar este derecho). No podrá tampoco, según la Convención, limitarse la libertad de expresión por medios indirectos (como cortar el suministro de papel para las publicaciones impresas o el cupo en el espectro electromagnético, cosa prototípica de los regímenes autoritarios). Y, finalmente, en aras de limitar un uso indebido de la facultad, prohíbe toda propaganda a la guerra, toda apología al odio nacional, racial o religioso que constituya incitación a la violencia o a cualquier otra acción ilegal contra un grupo de personas (estas limitaciones, de todas formas, tienen unas reglas que previenen el abuso por parte de los Estados y serán analizadas más adelante en este escrito).


De acuerdo con el documento “El derecho a la libertad de expresión”, desarrollado como manual para jueces por el centro colombiano de estudios jurídicos, Dejusticia, en 2017, la expresión libre cumple tres funciones que son fundamentales.


(Puedes continuar leyendo el texto completo descargando el documento en PDF👇🏼...)


PRESENTACIÓN DOCUMENTO DE LIBERTAD DE EX
.
Download • 41.46MB

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo